viernes, 30 de octubre de 2009

Ranking verde de electrónicos

La primera edición del "Ranking Verde de Electrónicos" tuvo lugar en agosto de 2006. El ranking presenta la clasificación de los 18 principales fabricantes de computadoras, teléfonos móviles, televisores y videojuegos según las diferentes políticas de compuestos químicos, de recolección y reciclaje de los productos desechados.
Nokia es la empresa que presenta mayor puntuación por su programa de recolección voluntaria de residuos, sus criterios de eliminación de sustancias tóxicas y su compromiso en reducción de emisiones de gases efecto invernadero.
Samsung y Sony Ericsson le siguen en el segundo y tercer puesto respectivamente por mostrar un importante avance en la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, eliminación de sustancias tóxicas y tener buenos índices de reciclaje de sus residuos electrónicos.
Además, puntúan en los puestos intermedios de este ranking empresas tales como Philips, Motorola, Sharp, Sony, Apple, LG, Dell, HP, Microsoft. Así como también, Toshiba, Panasonic, Acer y Fujitsu quienes no califican demasiado bien en cuanto a eliminación de residuos electrónicos fundamentalmente.
Por su parte, Nintendo sigue ocupando el último lugar aunque mejora ligeramente por haber reducido el uso de PVC.

sábado, 3 de octubre de 2009

Acerca de la privatización de la cultura...

Me pareció interesante poder difundir en el blog este artículo de Borja Sánchez, director de Musicleft.

"Si analizamos el copyleft, vemos que se fundamenta en la condición del derecho a la copia y a la distribución de las obras con el objetivo de conseguir la libre circulación de las ideas, del arte y de la cultura. Y en esa lucha en busca de un entorno más abierto nos encontramos los defensores del movimiento copyleft, frente al restrictivo y desfasado copyright.
Dado que las creaciones deben fluir por el mundo libremente, acercando el acceso a la sabiduría a todo el mundo, lográndose de esta manera una igualdad de oportunidades sin discriminación de ninguna clase, y que sirven para fomentar las nuevas ideas, pensamientos además de obras culturales y artísticas.
Y que por otro lado, como es lógico y razonable el artista o creador pretende poder vivir de su obra y hacer de ello su propio trabajo, tienen derecho a obtener una remuneración por su labor, en tanto en cuanto ésta sea más o menos usada por los usuarios.
Conseguir unir estas dos aspiraciones puede parecer de un carácter conservador, pero ¿no es lícito y ético pretender vivir de hacer lo que a uno le gusta, si esto fuera posible, sin renunciar a la libre aportación cultural de tu obra?
Hay diferentes formas de poder rentabilizar económicamente de alguna forma las creaciones que uno realiza y no es por ello más conservador, si bien hay muchas maneras de acercar la cultura sin obtener nada a cambio. Aunque ésta puede parecer una contradicción insalvable, a mi humilde parecer no es así, sino que debe girar en relación a lo que uno da, en el medio que lo ofrece y además, a quien se lo brinda.
Por ejemplo, si un artista quiere poner su música libre en musicleft, el usuario que le escucha no pagar absolutamente nada por ella, y en un primer momento el artista no recibe una contraprestación económica, pero si su música obtiene una buena acogida, éste podrá ganar dinero gracias a los conciertos, merchandising, y si se usa su música para fines comerciales en una película, un anuncio, etc.
De igual forma que se pueden tener las obras en copyleft por el mero hecho de favorecer a la cultura libre y al libre esparcimiento de las ideas sin perseguir obtener retribución alguna a cambio, más que el reconocimiento personal o ni siquiera eso.
Desde el cerrado a cal y canto copyright, se "argumenta" que la libertad de copia es equivalente a la piratería con parche en el ojo y pata de palo, o al robo y el plagio en el mejor de los casos. Y se dice que a mayor circulación de una obra libremente menos se vende ésta y pierde más dinero el autor.
Pero la realidad no es esa, si uno analiza detenidamente la sucesión de acontecimientos seria esta, primero la obra se mueve libremente y gratuitamente, a continuación el interés o el gusto por la misma produce una mayor corriente de la obra por el boca a boca, aumentando la popularidad y la notoriedad del autor además de amplificar y potenciar su margen de maniobra para rentabilizar de diferentes formas sus creaciones. Copyleft puede ser un factible modelo de negocio se diga lo que se diga.
Si se consigue el reconocimiento popular se obtendrán distintas vías de ingresos y alternativas de promoción y de desarrollo profesional a la vez que se interviene de forma activa en la libre expansión cultural. ¿Quién puede decir que esto es perjudicial para el autor copyleft o para la cultura, y mucho menos para el usuario?
La respuesta es evidente y clara como el agua, todo aquel que se ve perjudicado económicamente por la nueva situación, es decir las sociedades de gestión de derechos de autor, las discográficas, los artistas que están chupando del bote, las editoriales, etc.
En musicleft por todo ello defendemos el uso de las licencias con copyleft y abogamos por la música libre y la música left que nosotros denominamos musicleft, universalizando el concepto de la música gratis o "dejada".
Llegado este punto, la disyuntiva por lo menos a mi humilde parecer esta bien clara, yo me inclino por la apuesta por la cultura libre y por el que los artistas puedan decidir que hacer con sus obras y que si es su deseo, tengan la oportunidad de poder intentar buscarse la vida con su arte sin discriminación ni manipulación alguna."